La Interprofesional del Vino de España (OIVE) presenta su nuevo Código de Comunicación Comercial

La Interprofesional del Vino de España (OIVE) presenta su nuevo Código de Comunicación Comercial
Marina Gordillo

 

La OIVE presentó el 13 de julio en la sede de AUTOCONTROL un nuevo código de autorregulación del sector, cuyo objetivo es reforzar la presentación del vino y su comunicación, incidiendo en la promoción de la moderación y responsabilidad en su consumo.  Según explicó en rueda de prensa la Directora del organismo, Susana García Dolla, el nuevo conjunto de normas -que entrará en vigor el próximo 1 de agosto- refuerza el código que firmó en 2008 la Federación Española del Vino, y aclara algunos aspectos de aplicación que suscitaban dudas, como el tamaño o la ubicación de los mensajes publicitarios.

Además, incrementa el grado de protección a colectivos vulnerables o situaciones en las que el vino es incompatible, como los menores, el consumo durante el embarazo y la conducción, e incluye los vinos sin alcohol, que a partir de ahora quedarán sujetos a las mismas restricciones. Por otra parte, los mensajes de moderación estarán presentes también en la publicidad en radio y medios digitales. “Lo que es normal en la sociedad tiene que ser normal en el mundo del vino”, afirmó Ángel Villafranca, Presidente de OIVE.

José Miguel Herrero Velasco, Director General de la Industria Alimentaria Del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, dio la bienvenida al nuevo código, subrayando la madurez que demuestra el sector vitivinícola. Además, hizo hincapié en la relevancia de que AUTOCONTROL sea el supervisor del Código de Comunicación Comercial del Vino. “Creo que es una garantía de solvencia y prestigio”, señaló.

José Domingo Gómez Castallo, Director General de AUTOCONTROL, aseguró estar orgulloso de poder acompañar al sector del vino en el camino de la autorregulación publicitaria y aportar “ese tercero independiente, de reconocido prestigio, que se va a ocupar de que las normas se apliquen correctamente”.

El nuevo código se aplica tanto a contenidos online como offline, en todos los canales de comunicación, incluyendo correo electrónico, teléfonos móviles y aplicaciones informáticas.